cuatro cuaerpos una sola alma